Rubalcaba y el actual fracaso educativo

Antonio Jimeno
Presidente del sindicato de profesores AMES

Publicado en Crónica global 18/05/2019

El pasado viernes 10 de mayo de 2019 murió de un ictus cerebral el señor Alfredo Pérez Rubalcaba. Aunque es incómodo hablar de una persona ya fallecida cuando no es para alabarla, me veo en la obligación de hacerlo por un motivo de justicia con todos los profesores, alumnos y padres de alumnos que sufrieron las consecuencias de sus planteamientos y que, actualmente, sin saberlo, siguen padeciendo. He aquí un breve resumen de lo que hizo.

Rubalcaba fue el gran impulsor y defensor de la LOGSE y de la LOE

La reforma del sistema educativo que dio lugar a la LOGSE la inició José María Maravall, que fue ministro de educación en el gobierno de Felipe González desde 1982 a 1988. En 1985 publicó sus ideas en el libro "La reforma de la Enseñanza" publicado por la Editorial Laia de Barcelona. En aquella época, Alfredo Pérez Rubalcaba, con treinta y pocos años, ya asumía cargos importantes en el PSOE relacionados con la educación. Los cambios propuestos por Maravall y los resultados de las primeras experiencias de su aplicación provocaron que prácticamente todo el profesorado de Secundaria participara en manifestaciones de protesta por las calles y encierros en los institutos de toda España. Seguramente esto influyó en el cese prematuro del ministro Maravall, pero no se consiguió nada más. Su ley, la LOGSE, fue aprobada en 1990, siendo ministro su sucesor, el señor Javier Solana, que fue ministro de educación desde 1988 a 1992.

Fue Javier Solana quien nombró a Alfredo Pérez Rubalcaba secretario de Estado de educación. Cuando Solana en 1992 fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores, Rubalcaba pasó a ser ministro de Educación. En resumen, que Rubalcaba ha sido la persona que, con poder de gobierno y mayor número de años dedicados a la gestión de la enseñanza, más ha influido en el establecimiento de un sistema educativo que ha llevado a nuestro país a estar en la cola de los países occidentales. Datos que pueden servir para cuantificar este fracaso son, por ejemplo, los siguientes:

En el informe PISA 2009, en el que participaron 65 países, España ocupó en conocimientos científicos el lugar 36, en matemáticas el 34 y en comprensión lectora el 33. Muy por debajo de lo esperable, cuando España, por su PIB, ocupaba la posición número 12 en la económica mundial.

En el informe PISA 2015, el último de los que tenemos datos, en el que participaron 72 países, España ocupó en conocimientos científicos el lugar 31, en matemáticas el 33 y en comprensión lectora el 25. Otra vez muy por debajo de lo esperable, porque España, por su PIB, ocupaba la posición número 14 en la económica mundial.

En resumen, que en 15 años de pruebas PISA sólo hemos conseguido pasar de los 487 puntos de media en el año 2000, a los 492 puntos del año 2015, suspendiendo casi siempre en todas las materias. Si además se tiene en cuenta que España tiene el doble de fracaso escolar (18,3%) que la media europea, es decir de jóvenes de entre 18 y 24 años que como mucho solo han acabado la ESO, es evidente que el modelo educativo de la LOGSE y de la LOE, el único que en la práctica hemos tenido desde 1990, es un auténtico fracaso.

El modelo educativo de Rubalcaba

Para entender las causas del fracaso del modelo educativo de Rubalcaba, conviene recordar las características del modelo anterior. Estas son:

a) Cuando existía la EGB, el BUP y el COU, los maestros de Primaria tenían alumnos hasta los 14 años y todos los docentes saben que para los 12 y 13 años es más adecuado tener unos pocos maestros generalistas, que al impartirles varias materias los tienen muchas horas a la semana en clase y, por lo tanto, los conocen mejor, que tener muchos profesores de Secundaria especialistas en una sola materia, que solo les imparten clases dos o tres horas semanales.

b) Los profesores eran los responsables últimos de la calificación de sus alumnos y no como ahora, que ésta está supeditada a lo que opinen otras muchas personas, y podían aplicar medidas correctoras a sus alumnos, sin necesidad de pedir permiso al Jefe de Estudios. Debido a ello, los otros docentes, los padres y los alumnos les reconocían estas dos competencias y, por tanto, tenían prestigio social. Prácticamente no había bajas por depresión ni por estrés y nadie se quería jubilar antes de los 65 años.

c) En el anterior sistema educativo sólo fallaba la FP porque a ella también se obligaba a ir a los que no querían estudiar, es decir los que simplemente querían prepararse para encontrar trabajo. En lugar de establecer tres vías a partir de los 14 años: la del Bachillerato, la de la FP y la de incorporación al trabajo, Rubalcaba juntó la EGB con el BUP y con la FP, retrasó la edad para acceder a la FP y como todo ello no funcionaba, porque la diversidad de capacidades e intereses de los alumnos en clase era excesiva, estableció la promoción automática de curso dentro del ciclo. Un auténtico desastre.

El señor Rubalcaba siempre estuvo en contra de establecer itinerarios en la ESO y cuando así lo decidió el PP en la LOCE, enseguida dijo que esto era segregar a los alumnos y que él estaba en contra, impidiendo un gran pacto de Estado por la Educación. En esto contó, como de costumbre, con el apoyo de los sindicatos CCOO, UGT y USTEC y de la CEAPA. La LOCE no llegó a desplegarse por la llegada al poder de Zapatero. En 2010, cuando el ministro Gabilondo intentó establecer una tímida diversidad de vías en 4º de ESO, se encontró con la radical oposición de Rubalcaba. No es pues extraño que el ministro Gabilondo declarara que él no participaría en el futuro equipo de gobierno del señor Rubalcaba, aunque esto le perjudicara personalmente. Y es que el señor Rubalcaba no toleraba que nadie intentara modificar su sistema educativo.

Otra de las obsesiones de Rubalcaba fue acabar con la enseñanza de la religión, me refiero a una materia sobre las características de las principales religiones. El resultado ha sido que hoy muchos de nuestros jóvenes ya no saben casi nada del cristianismo, el islamismo, el judaísmo, etc., debido a lo cual tienen dificultades para entender muchos aspectos de nuestra cultura, tradiciones y obras de arte, y de las cosas que están sucediendo en el mundo.

Por último decir que para ganarse el apoyo de los políticos nacionalistas a su modelo educativo, Rubalcaba permitió que en toda la enseñanza obligatoria no hubiera ningún control por parte del Ministerio de Educación de lo que realmente se enseña en cada Comunidad Autónoma, e incluso que cada una hiciera la prueba de acceso a la Universidad que quisiera. Así, poco a poco, se fueron consolidando diecisiete sistemas educativos diferentes y que en algunas Comunidades Autónomas se adoctrinara a todos los alumnos, sin saberlo sus padres, en los objetivos políticos de los respectivos gobernantes autonómicos. Peor imposible.


Rubalcaba y la supresión de los cuerpos de Catedráticos y de Inspectores

El 31 de julio de 2003 el señor Javier Paniagua, catedrático de Enseñanza Media y diputado socialista en las Cortes Generales desde el año 1986 al año 2000, publicó un interesante artículo en el diario "Las Provincias" donde comentó que fue el señor Alfredo Pérez Rubalcaba quien lo obligó, contra su voluntad, a defender la abolición del Cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Media.

Acceso a una fotografía del artículo de Paniagua //// Acceso al artículo de Paniagua en formato PDF

En diciembre de 2003 Jesús Fernández Orrico, catedrático de Filosofía en Valencia, publicó un artículo diciendo lo siguiente: "el inductor del exterminio del Cuerpo de Catedráticos fue D. Alfredo Pérez Rubalcaba, y no por razones de Estado, ni de mejora de la enseñanza, ni siquiera por motivos políticos o ideológicos, sino por personales enfrentamientos intestinos entre algunos miembros del Partido Socialista. Cuando en el ejercicio de la acción política, se utiliza el poder político recibido de los ciudadanos para usarlo arbitrariamente contra ellos, por motivos personales o intereses inconfesables, es que se ha perdido todo impulso ético por más que se intente cohonestar la vileza de las actuaciones detrás de la mampara del interés social. Políticos así no interesan; son impropios y perjudiciales para todo sistema democrático.".

Acceso al contenido del artículo de Orrico en formato PDF

Desconozco cuáles fueron las personas enfrentadas, pero recuerdo perfectamente que los sindicatos CCOO, UGT y USTEC estuvieron de acuerdo con la supresión del Cuerpo de Catedráticos y que pusieron en marcha una gran campaña a favor del "cuerpo único de docentes". Fue una campaña tan fuerte, que en aquellos momentos el ser catedrático se convirtió en un mérito vergonzoso que era mejor ocultar.

Tampoco se salvó el cuerpo de Inspectores de EGB, BUP y FP que fueron extinguidos por la ley 30/1984. Se dejó así la función de la inspección en manos de otros cuerpos docentes que la ejercían con carácter temporal. Tras los problemas surgidos, en 1995 se creó un nuevo Cuerpo de Inspectores pero ya no dependiente del Ministerio sino de las Comunidades Autónomas, lo que dio pie al acceso temporal por comisión de servicios y a la influencia política de los partidos autonómicos gobernantes en los centros por ellos gobernados.

Por otro lado, la desaparición de estos cuerpos acabó con la estructura de la carrera docente y, consecuentemente, con el estímulo al esfuerzo para ir mejorando a lo largo de la vida profesional. Un auténtico sin sentido, cuando todos los estudios insisten en que para mejorar la enseñanza en un país es imprescindible la mejora del profesorado.

Cuando en 2004 el PSOE volvió a ganar las elecciones se volvió a plantear una nueva supresión del Cuerpo de Catedráticos de Secundaria que había restablecido el PP en la LOCE, pero no lo hicieron simplemente porque eliminar una posibilidad de promoción profesional era difícil justificar.

En 2019, con un nuevo gobierno del PSOE que se considera en deuda con el señor Rubalcaba, hay que esperar cuatro años más de su nefasto sistema educativo y un todavía menor peso del Ministerio de Educación en las diecisiete Comunidades Autónomas. Esto comportará una mayor exclusión del español en las Comunidades bilingües, más adoctrinamiento político partidista y un mayor descenso del nivel académico. Lamentablemente la sombra de Rubalcaba es muy alargada.

Antonio Jimeno
Presidente del Sindicato de profesores AMES
www.ames-fps.com
ames@ames-fps.com